Revista publicada por CEPPE-UC analiza internacionalización de la educación superior en la era Trump

Donald Trump

El último número de la revista International Higher Education de Boston College, publicada en español por el Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación de la UC, reflexiona sobre las tensiones y nuevos escenarios que emergen en las universidades a nivel mundial con la llegada del nuevo presidente norteamericano

Un escenario con nuevas tensiones, donde los estudiantes provenientes de países musulmanes se enfrentan con crecientes restricciones de movilidad y acceso a las universidades norteamericanas, es el que está emergiendo en el panorama internacional de la educación superior, según explica el último número de la revista International Higher Education, que publica en español el CEPPE-UC.

La revista, que originalmente edita en inglés el Centro para la Educación Superior Internacional de Boston College, asegura que la matrícula total de universitarios de intercambio a nivel mundial podría descender debido a nuevas oleadas de políticas restrictivas para estudiantes provenientes de ciertos países considerados “riesgosos” por el gobierno de EE.UU.

Uno de los artículos de la revista señala que “los académicos y los ejecutivos universitarios claramente deben esforzarse más y descubrir nuevas maneras de trabajar con más eficacia contra la xenofobia, el racismo, la misoginia y la homofobia, variables que definen en gran medida al populismo de derecha. También nos haría bien aprender una lección de tal aumento de populismo, a través de comprometemos a superar la división de clases sociales que afecta a la academia y la sociedad, ya que nos divide en naciones de pocos ricos y muchos pobres”.

En el artículo “Trump y la próxima revolución en la internacionalización de la educación superior”, los autores Philip G. Altbach y Hans de Wit indican que estamos frente a un “cambio radical en los patrones de la internacionalización de la educación superior”, cuya expresión más reciente es la implementación de una serie de restricciones de ingreso a los Estados Unidos a ciudadanos de siete países predominantemente musulmanes, junto a todos los estragos que esto conlleva.

-Brexit, los gobiernos nacionalistas cerrados en Polonia y Hungría y el aumento de la derecha populista en Europa son todos parte de lo que se podría denominar el “nuevo orden mundial” de la internacionalización de la educación superior –describen.

interior

A pesar de que rechazan la idea de que la movilidad misma esté en riesgo o que la comunidad académica esté abandonando la internacionalización como objetivo, sí detectan que hay crecientes amenazas en contra de los aspectos positivos de la globalización y una comprensión de que ésta es un elemento permanente de la economía mundial, así como ataques contra el entendimiento global, el respeto por la diversidad de culturas, y contra las sociedades abiertas que le dan la bienvenida a la cooperación entre diferentes actores políticos, culturales y económicos.

-Las realidades políticas globales están cambiando a cada hora, como se ha podido observar con las restricciones migratorias de la administración de Trump. Las políticas cambiantes del gobierno británico que consideran a los estudiantes internacionales como inmigrantes también crean inestabilidad (…) En el año del aniversario 35 del programa emblema de Europa, ERASMUS, el futuro de este programa y otros de cooperación en investigación y desarrollo de capacidades en la educación superior podría verse amenazado. En Occidente, la tendencia hacia el “cierre de las fronteras”, o al menos el endurecimiento de las restricciones, puede bien ponerse peor -asevera el artículo.

-No está claro si los países afectados por las políticas discriminatorias occidentales tomarán represalias, creando un tipo de “guerra comercial” para la internacionalización de la educación superior. También hay ejemplos opuestos. Canadá ha dejado claro que mantendrá sus puertas abiertas y expandirá los programas de movilidad internacional, dejando disponible un camino para que los graduados de otros países puedan obtener la ciudadanía. Otros, como China e India, quizás endurezcan sus políticas que apuntan a atraer funcionarios y estudiantes internacionales –adelanta la publicación.

Uno de los efectos perniciosos para las universidades que adopten estas políticas discriminatorias se verá reflejado en el prestigio internacional e incluso, probablemente, en los lugares que ocupan en los rankings internacionales

-La opinión internacional sobre los Estados Unidos y el Reino Unido, y sobre otros países europeos que sigan su ejemplo de intolerancia y xenofobia, será negativa, debilitando la dominancia de estos países en los rankings académicos globales, colaboración en investigación y otros aspectos del prestigio de la educación superior –advierte al término del artículo.

Para ver el contenido completo de la revista, haga clic aquí.

Texto: Francisco Zabaleta, CEPPE-UC